Violencia Intrafamiliar en la Comunidad: ¿qué hacer?

Violencia en Comunidades: ¿como actuar?

Vivir en comunidad implica acostumbrarse a reglas, ruidos y personas que no tienen ningún vínculo con uno, salvo ser vecinos. Esto nos hace involuntariamente transformarnos en testigos de variados eventos, a veces escuchamos, otras vemos, pero hay situaciones en que nuestra presencia y actuar pueden cambiar el rumbo de una historia.

La cantidad de registros que maneja el Ministerio Público sobre violencia intrafamiliar no son nada alentadores; esto se agrava en cuanto a la distribución por género de las víctimas, puesto que más del 80% corresponde a victimas mujeres.

Es por esto la importancia de actuar correctamente como vecinos al observa una situación que pueda tratarse de violencia intrafamiliar. Lamentablemente, ante estas cifras, todos quienes vivimos en comunidad tenemos una responsabilidad civil y moral.

Pero, ¿Qué debe hacer la Comunidad? Primero debemos entender el concepto de Violencia Intrafamiliar. Según el Ministerio Público se trata de un fenómeno que cruza a toda la sociedad chilena, afectando la libertad de las personas, su dignidad como ser humano y su integridad física y psicológica.

 Estos delitos son todos aquellos ataques que ocurren entre miembros de una misma familia, y pueden representar un riesgo permanente para la o las víctimas y, en algunos casos, sus manifestaciones de menor gravedad llegan a constituir delitos más violentos, acabando incluso con la vida de las personas.

 La Ley de Copropiedad y los reglamentos que emanan de ella no definen medidas contra situaciones de esta naturaleza. Sólo entregan la facultad para denunciar, al Juzgado de Policía Local, a un vecino, por ruidos molestos, por ejemplo, u otras conductas que alteren la tranquilidad de los comuneros.

Si bien los Comités suelen no involucrarse, en el caso de que lo hicieran, su denuncia sería una prueba muy eficaz, ya que la acción de grupo tiene más credibilidad. Ademas, quien es testigo de un acto de violencia debe denunciarlo, de lo contrario se estaría haciendo cómplice de aquella situación.

Carabineros de Chile cuenta con el fono 149 FONO FAMILIA, que es un servicio gratuito de emergencia, cuya finalidad es entregar apoyo preventivo y orientación a quienes son o podrían ser, víctimas de violencia intrafamiliar. Mediante contacto telefónico, se les brinda la información necesaria con la finalidad de evitar la concurrencia de episodios de violencias o para minimizar sus consecuencias, entregándoles a quienes llamen, información pertinente y actualizada sobre materias relacionadas con el ámbito de la familia. En el caso que episodios de esta naturaleza se hayan desatado, se facilita la derivación en forma rápida y eficiente a la red pública o privada (SERNAM, SENAME, municipios, ONG, etc.).

 Del mismo modo, este fono de emergencia permite adoptar los procedimientos policiales adecuados, con el propósito de prestar auxilio, contención a las víctimas de la manera más rápida posible, a través del diálogo con el personal especializado de la Dirección de Protección a la Familia.

Este servicio telefónico se encuentra disponible para la atención de la ciudadanía las 24 horas del día, los 365 días del año, y se puede acceder tanto desde teléfonos de red fija como teléfonos móviles.

El Ministerio Público señala que la persecución penal de los delitos ocurridos en contexto de violencia intrafamiliar y la protección de las víctimas no podría desarrollarse de manera eficaz sin la coordinación con organismos de la red pública y privada que realizan distinto tipo de labores forenses o de asistencia y protección. Tal es el caso del Servicio Médico Legal y la Red de Atención de Salud que constatan las lesiones y verifican el estado físico de las víctimas, el Servicio Nacional de la Mujer a través de sus Centros de Atención a la Mujer administrados por ONGs y Municipios, lo mismo que la red de Casas de Acogida para casos de extremo riesgo para la víctima. Una mención especial le cabe a los programas ambulatorios y residenciales de SENAME que atienden a niños/as víctimas de maltrato por parte de sus padres y/o cuidadores.

Los antecedentes anteriores nos ratifican lo importante que es denunciar este tipo de casos. Cuántas veces escuchamos que si alguien hubiese ayudado a tal víctima hoy podría contar una historia distinta. Por eso es importante que los organismos de administración también ayuden a denunciar estos hechos de violencia, si bien no cuentan con las facultades por ejemplo, de expulsar a un vecino violento. Tienen el derecho, como toda persona, de denunciar a las instancias correspondientes (Carabineros, tribunales de familia, SENAME) actos que pongan en riesgo a la comunidad, aunque sucedan al interior de una propiedad.