Sanciones ante Construcciones Ilegales en Condominios.

Frente al incumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios exigidos para realizar construcciones, alteraciones, mejoras o innovaciones en las unidades de un condominio, existen las siguientes formas de sancionarlo:

  1. Aplicación de Multas por parte del Comité de Administración: el Comité tiene la facultad de imponer mutas a los infractores, siempre y cuando éstas estuvieren contempladas en el respectivo Reglamento de Copropiedad (artículo 21 de la ley N° 19.537).
  2. Denuncia al Juzgado de Policía Local: el Comité de Administración, el administrador o cualquier persona afectada, podrá denunciar las infracciones ante el respectivo Juzgado de Policía Local, el cual se encuentra facultado para aplicar una multa de 1 a 3 UTM, pudiendo el tribunal elevar al doble su monto en caso de reincidencia, siendo responsable solidariamente del pago de las multas e indemnizaciones por dichas infracciones, el infractor y el propietario de la respectiva unidad (artículo 32 de la ley N° 19.537)

Asimismo, el artículo 20 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, establece que toda infracción a dicha ley, a su Ordenanza General y a los instrumentos de planificación territorial, será sancionado con multa (no inferior a un 0.5% ni superior al 20% del presupuesto de la obra), pudiendo denunciar, ante el Juzgado de Policía Local competente, el incumplimiento de las disposiciones aludidas, la Municipalidad correspondiente, la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo o cualquier persona.

  1. Derecho a solicitar la Suspensión o Paralización de las obras: el Director de Obras Municipales, mediante resolución fundada, podrá ordenar la paralización de cualquier obra que se estuviere ejecutando sin el permiso correspondiente, o en disconformidad con él o con ausencia de supervisión técnica o que ello implique un riesgo no cubierto, en cuyo caso ordenará de inmediato su paralización, fijando un plazo prudencial para que se proceda a subsanar las observaciones que se formulen (artículo 146 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones)
  2. Demolición de Obras: el Alcalde tiene la facultad, a petición del Director de Obras, para ordenar la demolición total o parcial, a costa del propietario de cualquier obra que se ejecute en disconformidad con las disposiciones de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, su Ordenanza General u ordenanza local respectiva o que no ofrezca las debidas garantías de salubridad y seguridad, o que amenacen ruina (artículo 148 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones).