¿Qué hacer cuando el vecino no está y surge un problema?

En el caso de los condominios la ley entrega a los Administradores herramientas para entrar  a los domicilios en caso de existir, por ejemplo, filtraciones, fugas de gas. Pero hay que seguir un protocolo.

La época de vacaciones puede ser ingrata. Algún vecino puede dejar algún regalo inesperado, como filtraciones, malos olores, plagas o alarmas desreguladas.  Otros dejan algún artefacto eléctrico encendido, una llave con el agua corriendo, o permiten que algún familiar o amigo uso su departamento, sin avisar en conserjería.

Estas son situaciones frecuentes y que se pueden prevenir, sobre todo en el caso de los condominios y edificios.

¿Cómo hacerlo?

Se debe insistir a los residentes vecinos, que sean más prolijos; muchas veces el entusiasmo de salir de vacaciones, enceguece a los residentes, y con tal de irse pronto, descuidan aspectos muy importantes. En ese sentido, una situación propia de los chilenos es la improvisación. A pesar de que saben con bastante anticipación el día que se van de vacaciones, dejan todo para última hora, y esto hace que al final no sean lo suficientemente detallistas y después deben lamentarlo.

filtracion

DATOS AL DÍA

Otro punto esencial es que las comunidades cuenten con bases de datos actualizadas de sus copropietarios y arrendatarios, en las cuales estén individualizados sus números de celular, sus correos electrónicos y el nombre de algún familiar de confianza. El problema es que es muy común que, sobre todo en los edificios más antiguos, estas listas en la práctica no sirvan de mucho por contener datos obsoletos.

La situación también suele ser más compleja en las comunidades con muchos departamentos, pues mantener al día la información puede ser mucho más difícil, sobre todo si existe una alta rotación de residentes.

El problema es que a pesar de que es una obligación legal del propietario registrar su domicilio y entregar algunos datos para poder ubicarlo, muchas veces éstos se niegan a dejar una dirección o teléfono, ya que consideran que dejar estos datos significa una invasión a su privacidad. Por ello es fundamental asegurar la confidencialidad de esta información, usándola solamente cuando la situación lo amerite.

También es fundamental que los conserjes y mayordomos estén capacitados en los protocolos que se deben seguir en caso de que ocurran estos hechos imprevistos: cómo actuar, a quien llamar, etc.

llamar

CONDUCTO LEGAL

Tratándose de propiedades acogidas a la Ley sobre Copropiedad Inmobiliaria, existe una norma especial (contenida en el artículo 36 y en el artículo 26 número 16 del Reglamento de esta ley) que establece que “si se viere comprometida la seguridad o conservación de un condominio, sea respecto de sus bienes comunes o de sus unidades, por efecto de filtraciones, inundaciones, emanaciones de gas u otros desperfectos, para cuya reparación fuere necesario ingresar a una unidad, no encontrándose el propietario, arrendatario u ocupante que facilite o permita el acceso, el administrador del condominio goza de la facultad para ingresar forzadamente a ella, debiendo hacerlo acompañado de un miembro del Comité de Administración, quien levantará una acta detallada de la diligencia, incorporando la misma al libro de actas del Comité de Administración y dejando copia de ella en el interior de la unidad. Los gastos que se originen serán de cargo del o los responsables del desperfecto producido”.

abrir

Ahora bien, tratándose de propiedades no acogidas a la Ley sobre Copropiedad Inmobiliaria, no existe una norma de tipo especial similar.

Sin embargo, según la naturaleza del problema, se estima que podrían adoptarse algunas de las medidas siguientes:

  • Denunciar el hecho a la autoridad o empresa respectiva. Así, por ejemplo, si se trata de un problema de una plaga que pueda afectar a la salud humana, el hecho debiera denunciarse al Servicio de Salud del Ambiente, autoridad que goza de las facultades legales para poder intervenir, y si es del caso, incluso clausurar el lugar;
  • Si se trata de un desperfecto generado en el interior del inmueble (por ejemplo, de una filtración de agua), denunciar el hecho a la empresa sanitaria respectiva, para que corte de inmediato el suministro, o
  • Denunciar el hecho a la municipalidad respectiva, para que preste la colaboración que pudiera corresponder.

A su vez en relación con la responsabilidad por los daños que se puedan causar por una situación de este tipo, tratándose de una propiedad que no está sujeta a la Ley sobre Copropiedad Inmobiliaria, se aplican las normas del derecho común, lo que significa que de acreditarse que existe un hecho culpable o negligente que haya causado daño, y siempre que exista una relación de causa a efecto entre el origen del daño y éste, deberán indemnizarse los perjuicios que se ocasionen, no solo por daño emergente y lucro cesante, sino también por daño moral.

CAPACITACIÓN ES CLAVE

La capacitación de los trabajadores de las comunidades es de suma importancia para prevenir accidentes y actuar trente a problemas entre vecinos. Lamentablemente las comunidades son reacias a invertir en capacitar a estos trabajadores en temas como éstos, a pesar de que si están mejor capacitados, podrían salvarles la vida a los propios familiares del propietario o evitar el daño de alguno de los equipos de dominio común.